Blog

Cristóbal Navarro

Elecciones y "corrupciones". ¿Que sucederá con las PYMES tras las elecciones del #24M?

La capitalidad o ........ el provincianismo

Escrito por el 09-05-2015


La capitalidad o ……… el provincianismo.   




Es impresionante (por negativo) el provincianismo con el que se cubren los que piden el ejercicio de la "capitalidad" para Alicante, pero ¿qué quiere decir esto en realidad?




Como algunos han dicho, reiterado y explicado, es la marca "Alicante" la que debe prevalecer. Tendrán que explicarle a los turroneros que no serán de Jijona sino de Alicante, a los jugueteros que ya no serán de Ibi u Onil sino de Alicante,  a las empresas del mármol que no serán de Novelda sino de Alicante, al turismo que dará igual la especialización de su oferta porque todo será "de Alicante", a los zapateros que ya no serán de Elda o Elche, sino de Alicante y, así, sucesivamente.   




Hay que ser corto de vista y torpe de lengua para dar eso a entender y no querer que nadie se ofenda. La primera verdad es que nadie se ofende, porque quien lo dice únicamente se representa a sí mismo y los demás no contemplan ni la más remota posibilidad de que eso se convierta en una realidad. La segunda verdad es que nuestra provincia tiene una vertebración y diversidad, social y económicamente tan variada, que posiblemente sea única en la geografía española y, por eso, es una provincia tan especial.




Poblaciones de la altura y empuje económico de Torrevieja, Orihuela, Elche, Elda, Villena, Alcoy, Benidorm, San Vicente del Raspeig, Denia y muchas otras localidades, no pueden conformarse con una capital absorbiendo el protagonismo y monopolizando los circuitos económicos como hace Valencia con Alicante y Castellón y que tanto criticamos.




La posición debe ser otra muy distinta: la coalición entre poblaciones, algunas por su proximidad, como es el caso de Elche y Alicante, pueden ofrecer un espacio económico de increíble potencial si se consiguen unir un poco y si nuestros políticos no hubiesen estado tan ciegos... Así, la implantación del AVE en los alrededores del aeropuerto y la reordenación urbanística de las dos ciudades para crecer buscándose y no repeliendose, hubiese provocado elementos diferenciadores de ventaja para la economía provincial del conjunto.




La complementación a nivel logístico con Novelda, hubiese provocado hace mucho  tiempo que nuestros mármoles no salgan al mundo por el puerto de Valencia sino por el de Alicante. Si se planificaran ofertas de conjunto para los cruceristas el resultado sería tan atractivo y completo que las navieras no tendrían duda sobre sus escalas en nuestro puerto.    Si se organizara una oficina provincial de internacionalización, para enseñar estrategias a las pymes de nuestra provincia y crear conductos comunes a los productos exportados, separada de las ADL y en manos de profesionales y no de políticos, tendríamos una poderosa herramienta y otro motivo para mirarnos a la cara y caminar juntos, bajo los intereses comunes.




Mientras tanto, tenemos un puerto especializado en el depósito y gestión de chatarra. Un aeropuerto sin siquiera enchufes para cargar un móvil, después de haber invertido 600 millones de euros y con una red wifi con menos potencia que la que tenían en la cabaña del Tío Tom. La optimización del gasto es, por desgracia, un concepto completamente desconocido para las instituciones alicantinas.


A modo de ejemplo, un intercity en Irlanda tiene wifi gratis y de calidad en todo su recorrido. El coste de ese tren posiblemente viene a ser como un par de kilómetros de nuestro AVE que, sin embargo, no tiene wifi y que, por culpa de quien en su momento consintió, tardaremos 15 minutos más toda la vida en llegar ó volver de Madrid, en un trazado insoportablemente más largo y caro.    




¿Quienes tienen la culpa?  Pues algunas personas que llevan más de veinte años agarradas como garrapatas a las instituciones que deberían influir, reivindicar y negociar los intereses de nuestra provincia, pero que les pilló haciendo "otras cosas".    




Nuestra provincia tiene una infrafinanciación inaceptable, tanto desde Madrid como desde Valencia, desde hace décadas, y nadie se ha rasgado las vestiduras. Me da igual de qué partido sean. Su obligación es representar a la provincia por la que fueron escogidos y recoger para sus representados cuando menos lo que les corresponde. Aunque como todo el mundo sabe, nuestros políticos tienden a representar únicamente sus propios intereses y, como mucho, los de su partido.




Pues eso. No les ha quedado tiempo, después de exigir mordidas a empresarios, pagarse ellos mismos sobresueldos en "B", asesorar verbalmente por cientos de miles de euros a los oportunistas, entrar en chanchullos y componendas con las licitaciones públicas para que las recojan los amigotes a cambio de miles de "pelas", financiar ilegalmente a sus partidos, amañar EREs y cursos de formación para retribuir a sus palmeros y tapar la comisión de delitos de sus homólogos de especie.




¡Uf, qué agotamiento! Debe ser imposible poder hacer nada decente cuando la actividad indecente es tan trepidante. Eso sí, la “resaca” de todo ello la seguiremos pagando durante muchos años. La Unión Europea acaba de imponernos una multa de 19 millones de euros por las facturas que nuestros políticos se guardaron en sus cajones ¿esto tampoco genera ninguna responsabilidad? Pues, por lo menos, votemos y que “boten” ellos también.




Cristóbal Navarro


Presidente CEPYME Alicante.  




Esta entrada pertenece a General y fue publicada el 09-05-2015 a las 00:00:0.

Puedes copiar su enlace. Puedes dejar un comentario más abajo.

Sé el primero en dejar un comentario

Deja tu mensaje
  • Nombre/Alias
  • e-Mail (no será publicado)
  • Sitio Web

Cristóbal Navarro ha sido diseñado por idominiun.