Blog

Cristóbal Navarro

La reforma estatutaria de COEPA o ¿Como se crea una dictadura financiera? Parte 2

¿a quien interesa una dictadura financiera? Parte 3

Escrito por el 24-04-2014

Nos han introducido en una dictadura financiera, controlada por la gran banca, en la que algunos creen que saldrán beneficiados, que les interesa. Pero la realidad es otra. Es cuestión de tiempo.


Pero mejor veamos a quién no le interesa esta situación: en primer lugar, a los ciudadanos, porque cuando creíamos que nuestra moderna sociedad había dejado de luchar contra estas figuras que consideramos del pasado o de países tercermundistas, ahora se manifiestan aquí con toda su potencia. En segundo lugar, a las empresas porque tendrán acceso a la financiación con cuentagotas y pagando con su sangre, el precio de lo prestado. Sabremos, de primera mano, el valor y la gestión de la usura.  Luego, a nuestros políticos, que –aunque ellos piensen que si- tampoco les interesa. Porque si en este momento se creen omnipotentes, no son más que piezas en un tablero de ajedrez, en una partida en la que los grandes bancos sistémicos juegan sin límite. “Ahora me como una Caja de Ahorros, ahora me das un flan de FROB de postre…”. Total, todo viene del dinero de los impuestos. Pero es una voracidad sin límites y las grandes entidades irán cambiando las reglas del juego, porque se habrán quedado sin fichas y también querrán comerse las suyas propias, esos politiquillos que ya no les sirven de nada. 


Y, así, llegamos adonde íbamos: si en los gobiernos hace tiempo que no mandan los políticos elegidos democráticamente, sino que impera la dictadura del dinero, ahora necesitan revestir de aparente legalidad esa situación. Mientras existían operadores financieros distintos de los grandes bancos, es decir, las desaparecidas Cajas de Ahorros y las Cooperativas de Crédito, había capacidad de maniobra y de resistencia, pero como sucede con la codicia humana, se fueron cambiando las reglas del juego y se politizaron las Cajas de Ahorros. De este modo, muerto el perro, se acabó la rabia.


Ahora queda el sector cooperativo, ¡pues hay que regularlo también!, ¡Privemos a estas entidades de sus armas de éxito! La conexión con el territorio, la independencia, el autogobierno y el compromiso social con su entorno. ¡Obliguémosles a otra desenfrenada carrera por aumentar el tamaño y deslocalizarlas, con la excusa de hacerlas más fuertes y seguras para el usuario! Todo para volver a tener el mismo resultado que con las Cajas: su desaparición. Y sólo habremos hecho una cosa, romper el modelo de éxito e implantar la dictadura financiera. 


Entonces ¿A quién interesa esto en realidad? Casi olvido la pregunta y es que, la respuesta, no es fácil. Separemos la paja del grano y no al revés.  Veamos que únicamente interesa a los oportunistas, a los cortos de vista, a los que su compromiso por la sociedad es completamente nulo, a aquellos a los que el servilismo de cualquier tipo es la charca donde nadan cómodamente.


Permitimos, bajando la guardia de nuestros intereses, que estén y proliferen por todas partes, que estos oportunistas se confundan entre los políticos, entre los directivos de grandes corporaciones financieras, entre grandes empresas también sistémicas y contaminadas del mismo virus, el del tamaño.   Por eso, en poco tiempo, veremos como efectúan una regulación “a medida” del sector cooperativo bancario. Es la crónica de una muerte anunciada que llevará a la desaparición al único modelo vivo y rentable que puede hacer frente a la dictadura financiera que pretenden imponernos unos pocos.


Cristóbal Navarro.  

Esta entrada pertenece a General y fue publicada el 24-04-2014 a las 00:00:0.

Puedes copiar su enlace. Puedes dejar un comentario más abajo.

Sé el primero en dejar un comentario

Deja tu mensaje
  • Nombre/Alias
  • e-Mail (no será publicado)
  • Sitio Web

Cristóbal Navarro ha sido diseñado por idominiun.